Regalos para alimentar al bebé

$_32

Muchos piensan que el pecho de una madre es la principal fuente de alimento de un bebé y por supuesto que están en lo cierto. Desgraciadamente, la falta de conciliación entre el trabajo y la mujer y las 16 semanas de baja maternal que por el momento permite la legislación actual, hace que muchas madres interrumpan el periodo de lactancia antes de lo deseado. Y una vez que dejamos el pecho, las necesidades aparte de la fórmula se disparan.

Si estabas pensando en qué regalar a un niño de pocos meses, hay una gran cantidad de elementos relacionados con la comida que le van a resultar muy necesarios.

El paso al biberón conlleva que hemos de esterilizar en cada toma tanto de la tetina como el envase. Un buen esterilizador con capacidad para varios biberones es indispensable. Tened en cuenta que sea fácil de utilizar y que no requiere líquidos extra o cualquier otro aditivo para su funcionamiento. Cuanto más fácil mejor. Y que la esterilización conlleve el menor tiempo posible. De esta forma no tendréis que andar con un ejército de tetinas y biberones.

Os recomendamos regalar también un buen surtido de baberos y trapitos para los eructos. Abandonad las enormes gasas blancas de toda la vida y apuntaros al glamour de todos estos trapitos que vienen decorados con motivos infantiles y ¡tan cucos!

Al momento será hora de empezar con las tazas con succionador y los botes con pitorro para que el bebé empiece a bebé por sí solo. Luego están esas vajillas de policarbonato con todo el conjunto a juego (cuchara y tenedor plato, tazón y vaso) con motivos infantiles. Algunas incluso te avisan, cambiando de color, si los alimentos se han calentado demasiado. Pero si realmente queréis regalar algo muy práctico, no lo dudes, se llama termo. Los hay desde los más básicos y corrientes hasta los que tiene la boca especialmente ancha para guardar y dar de comer el alimento al pequeño. Las mamás los van a utilizar durante años. Para llevar el agua caliente y preparar el biberón en cualquier parte, para guardar líquidos frescos cuando el calor hace estragos y para llevar la comida siempre protegida a la temperatura adecuada evitando que se estropee o derrame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *